Todo lo que se cocina en la cocina pero no se come

En la cocina preparamos los alimentos que nos dan la energía y los nutrientes que necesitamos para vivir. Pero también “cocinamos” otras cosas que no son comestibles pero son igualmente vitales para sentirnos bien.

Porque cuando cocinamos y comemos juntos, además de nutrir nuestro organismo, “nutrimos” nuestras emociones y nuestros vínculos.

Entonces, además de la comida, compartimos:

  • Sensaciones

Ese aroma del cafecito a la mañana, el pan tostándose, el crujir de la cebolla que se rehoga, el olorcito a la salsa de la pasta dominguera o el humito de la parrilla… ¿No nos despiertan muchas más sensaciones además del sentido del olfato o del oído?

La cocina puede ser nuestro propio “laboratorio de sensaciones”. Podemos mezclar ingredientes, despertar sentidos, experimentar con sabores y texturas, incluir nuevos aromas. ¡Y mucho más cuando hay chicos! Los investigadores han demostrado que la comida en familia se asocia con dietas más saludables y que genera un ámbito favorable para animarse a probar nuevos alimentos y nuevos sabores.

¿Y si hacemos de la cocina un lugar que despierte sensaciones? 

 

  • Momentos
Desde el principio de los tiempos, sentarse a la mesa a comer ha sido un motivo de interacción familiar. “Aprendemos a comer igual que aprendemos a hablar” afirma la antropóloga especialista en alimentación, Patricia Aguirre. Ella explica que en la mesa compartida “se cocinan relaciones de todo tipo” y que eso, “la dinámica de la mesa es maravillosa y no hay que perderla”.

Allí, alrededor de la mesa, podemos generar hermosos momentos que nos hagan bien a todos. ¡Y es ideal para enseñar y compartir con los más chicos/as! Las recomendaciones sugieren, en la medida de lo posible, involucrarlos/as en la elección, la compra y la preparación de los alimentos. Podemos hacer de esos momentos un tiempo que los convierta en protagonistas y, así, se los invita a tomar un rol más activo en su alimentación y del cuidado de sí mismos.

 

¿Y si hacemos de la cocina un lugar para crear momentos inolvidables? 

 

  • Tradiciones

Hacer una larga sobremesa, reordar una fecha significativa, reunirnos un día en particular de la semana…¿tenemos alguna costumbre que nos gustaría pasarle a la siguiente generación? 

Compartir la comida fortalece nuestra identidad y los vínculos familiares, a través de la transmisión de una serie de conductas y valores. Las comidas compartidas también son momentos para cultivar y fortalecer los lazos entre las personas.  

¿Y si hacemos de la cocina un lugar para mantener y transmitir tradiciones? 

 

  • Recuerdos

Pensemos en los recuerdos de nuestra infancia. ¿Había una mesa grande? ¿Había algún plato casero que hacían en casa o en la casa de la abuela? ¿Sentíamos ese olorcito tan particular? Hoy tenemos la oportunidad de revivir esos recuerdos y de generar nuevos.

Podemos crear una nueva receta, armar un plan que nos reúna alrededor de la mesa y revalorizar esos momentos como una oportunidad para el reencuentro. 

¿Y si hacemos de la cocina un lugar para recordar?

 

  • Buenas noticias

La cocina y la mesa compartidas también nos permiten conectarnos con los demás, hablar de lo que nos pasa y escucharnos. Para eso, tenemos que desconectarnos de las pantallas  como televisión, tablet o celular. 

Tratemos de evitar mirar las noticias mientras comemos y, en su lugar, charlar entre nosotros para expresar nuestras emociones y empatizar con los demás.  

¿Y si hacemos de la cocina un lugar para compartir buenas noticias?

Muchas veces sentimos que nos gana la rutina o que cocinar todos los días se vuelve una carga u obligación. ¿Pero qué tal si tratamos de cambiar la perspectiva?

Podemos empezar un día. Con un solo plato.

¿Volvemos a la cocina como nuestro lugar, en el que podamos despertar sensaciones, crear momentos, transmitir tradiciones, generar recuerdos y compartir buenas noticias? 

 

 

Foto de Comida creado por master1305 – www.freepik.es