Pan de leche (en licuadora)

Ingredientes

  • 1 taza de leche
  • 3 tazas de harina
  • un sobre de levadura seca (10 g)
  • 2 huevos
  • 2 cdas de manteca
  • 2 1/2 cdas de azúcar
  • 2 1/2 cdas de aceite
  • pizca de sal

Preparación

Calentar la leche y servirla en el jarro de la licuadora.

Agregar el azúcar, el aceite, la manteca, la pizca de sal, los huevos y el sobre de levadura. Y licuar.

Aparte, colocar la harina en un bol y hacer un hueco en el centro. Verter de a poco el licuado y mezclar hasta formar una masa homogénea.

Extender sobre la mesada y seguir amasando, con paciencia, hasta que la masa no se pegue ni en las manos ni en la mesada.

Colocar en un bol y humedecer con un chorrito de aceite. Cubrir con un film o repasador y dejar reposar un rato.

Estirar la masa, formar bollitos con las manos y colocarlos en un molde enmantecado. Cubrir nuevamente con el film o repasador para que leven un poco. (Si querés, podés untarlos con un huevo batido para que queden mÍ¡s doraditos y decorar con semillas).
Una vez que aumentaron el tamaͱo, llevar a horno mÍ¡ximo (250 °C) por unos 20 minutos, hasta que los pancitos estén cocidos y esponjosos.

//Conocé más sobre los nutrientes y sus beneficios aquí

Contienen carbohidratos complejos y fibra

Brindan energía para las actividades de todos los días. Los cereales integrales (como el arroz integral o panes negros) contienen más fibra, que protege la salud del corazón -ya que disminuye el colesterol en sangre- y promueve el buen funcionamiento de los intestinos.

Los alimentos que aportan proteínas “completas” provienen del reino animal (carnes, huevos, leche, yogur y queso)

Son esenciales para el crecimiento. Forman y reparan tejidos de nuestro organismo, como los músculos. Las carnes y los huevos, además, brindan hierro que ayuda a transportar el oxígeno a todas las partes del cuerpo. La leche, el yogur y el queso también aportan calcio que ayuda a cuidar huesos y dientes, a todas las edades.