Desde que comenzaron el programa, los alumnos se lavan las manos antes y después del recreo. Antes no tenían ese hábito. Por eso hemos decidido pasar por los grados más chiquitos explicando la importancia del lavado de manos antes de comer.
— Maria Cecilia Burgos, Escuela 35, Pilar. Programa “Comer rico, comer sano”)

 

 

 
banner-talleres-y-conferencias.jpg
 

 

Otras acciones

Aprender también significa generar nuevos interrogantes, plantear nuevas reflexiones y pensar posibles soluciones.

Con nuestros programas educativos, voluntariados corporativos y otras acciones buscamos generar más empatía, reflexionar juntos y encontrar nuevas maneras de transformar el entorno y, así, impactar positivamente a toda la comunidad.

 
 
Profundo agradecimiento al equipo de Fundación Educacional quien supo interpretar nuestra necesidad y brindar capacitación de excelencia para nuestros voluntarios.
— María Laura Rho, Analista RSE Grupo Sancor Seguros. Voluntariado corporativo
 
 

feedback
UNA Historia

Fundación Educacional, de la mano de un aliado del sector privado, llegó a la escuela número 54 de la localidad bonaerense de Florencio Varela con un programa educativo que promueve hábitos de alimentación y de vida saludables. Los docentes fueron capacitados y comenzaron la implementación del programa con sus alumnos, tanto en el aula como en los recreos, ampliando sus conocimientos sobre nutrición y promoviendo el juego activo y seguro. Durante siete semanas, los chicos aprendieron sobre los grupos de alimentos, cuáles hacen bien y cuáles sólo hay que comer en ocasiones especiales; sobre hidratación y sobre la importancia de realizar actividad física todos los días para cuidar nuestra salud.

Como cierre del programa, toda la comunidad educativa organizó una jornada de juegos y coreografías en la que cada uno hizo su parte. Los docentes de música, de educación física, de danza y las maestras de grado trabajaron en conjunto para que los chicos demostraran a través de juegos y canciones con movimiento que una alimentación saludable, acompañada por actividad física y hábitos sanos, nos hace bien. Adaptaron juegos clásicos y así los chicos compitieron con cinchadas, saltaron a la soga y jugaron en el bosque mientras el lobo… “estaba comiendo brócoli”. Los papás se sumaron cocinando junto a sus hijos platos nutritivos y sanos. Llevaron tartas, ensaladas, postres frutales y jugos exprimidos naturales.

La tarde pasó entre mensajes saludables y números especiales que cada grado realizó junto a sus docentes. Para finalizar, las aulas se transformaron en verdaderas muestras de creatividad para mostrar lo aprendido con pósters, suvenires y hasta una mesa con platos saludables hecha de papel crepé, tubitos de papel higiénico y otros elementos reciclados. Los mensajes llegaron hasta las mamás y una de ellas, María Rosa, explicó que “después del programa, mi hijo me pide comer zanahoria porque hace bien a la vista y mi hija quiere tomar agua”.

“Uno lo que siente ante estas situaciones es que sí se puede. Se pueden hacer un montón de cosas. Y esto es lo que queremos que en la escuela se pueda seguir sumando para mejorar cada día” concluyó esperanzada Miriam, la directora de la escuela.

 
 
Se generó un boom en la empresa: ¡todos comiendo frutas! Los directivos quieren incluir un bar de ensaladas. ¡Estamos contentos con los primeros cambios!
— Milagros, RRHH de Brand Team. Capacitación al equipo de trabajo
 
 

 

Evaluamos cada programa y acción a través de cuestionarios breves y sencillos para garantizar la mejora continua de acuerdo a los estándares de la norma internacional ISO 9001:2008.