¿Y si creamos un movimiento para movernos más?

Todos sabemos que mantenernos activos nos hace bien, ¡pero la dificultad está en movernos efectivamente!

Queremos salir a correr, a caminar o ir al gimnasio y terminamos posponiéndolo… indefinidamente.

Para no postergar más el cuidado de nuestra salud, tenemos algunos tips.

La clave está en empezar de a poco; con pequeños pasos que marquen una diferencia. La OMS afirma que hacer algo de actividad física siempre es mejor que nada.

Y la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) propone algunas ideas para mantenernos activos.

Por eso, este mes queremos formar el #MovimientoParaMovernosMás y te damos algunos tips:

 1.                   Empezá separando varios minutos cada día para moverte y aumentálos hasta que logres cubrir 30 minutos diarios.

 2.                   Mantené una misma hora y un lugar para ejercitarte. Podés ir a un gimnasio, practicar un deporte o simplemente buscar un lugar en tu casa y empezar a moverte.

 3.                   Ponéte metas razonables y celebrá los pequeños logros. No pretendas empezar de un día para el otro a un ritmo de deportista profesional. Por ejemplo, media hora de caminata. Tené ropa cómoda siempre a mano.

4.                   Divertite. Que ese tiempo sea de distensión y diversión.

5.                   Agregá actividades de a poco. Sumá la bici, salir a caminar, ponerte música y bailar

6.                   Aumentá la intensidad de a poco. Si caminabas, ahora trotá. Después corré. Hacé más vueltas a la pista. Si nadabas, nadá más largos, probá estilos más difíciles.  

7.                   Sumá a alguien más: un familiar, un amigo o un compañero de trabajo que te acompañen en la actividad física.

8.                   Aprovechá pequeños momentos en el trabajo: usá las escaleras, estirá brazos y piernas cuando te levantás para ir al baño, movete de oficina en vez de usar el teléfono interno. ¡Cada paso cuenta!

9.                   Acompañá el movimiento con agua segura. Siempre tomá agua antes, durante y después de moverte.

 10.               Descansá bien.

 ¡La actividad física reduce el riesgo a enfermar!

movimiento.jpg
Fundación Educacional